top of page

Si quieres bajar de peso, ¡saca tu cámara y tómales fotos a tus comidas!


Quiero empezar haciéndote una pregunta:

Al acostarte en la noche, ¿estás consciente

de todo lo que comiste durante el día?


Es importante que te hagas esta pregunta y que la respondas con mucha sinceridad. Muchas veces, caemos en el grave hábito de comer en automático; nos provoca algo y sin dudarlo, abrimos la nevera a ver qué conseguimos o nos compramos algo, comemos toda la bolsa y ni nos percatamos de cantidades.


Descarga gratis

Si eres nuevo por acá te invito a suscribirte a mi newsletter que envío cada martes

al suscribirte recibirás gratis mi e-book como empezar una vida saludable



Esto es un error muy frecuente y que debemos parar YA, porque, por lo general, estamos tan concentrados en otras cosas que la alimentación queda de lado… comemos sin darnos cuenta.



Ya sabes que yo soy partidaria de comer de manera consciente, siempre te lo he dicho y siempre te lo voy a repetir. Cuando empezamos a ser conscientes de lo que comemos, automáticamente empezamos a comer de manera más saludable, y nos empezamos a sentir mejor.



¿Qué es comer consciente? Es saber los nutrientes que tienen nuestros alimentos, las cantidades que estamos comiendo de cada uno y prestar atención a lo que comemos y cómo lo comemos.




Esta es la clave de todo. No la dieta que leíste en la revista, ni ninguna pastilla milagrosa. El sentido de todo es comer de manera consciente, saber qué estamos ingiriendo y conocer los alimentos que son realmente saludables.



Yo sé que empezar a comer de manera consciente no es fácil, pero tampoco es dificilísimo. Te quiero contar una experiencia:



Un día decidí tomarle una foto a todo lo que me comí en cada día durante una semana, ¡a todo! Obviamente, cuando terminó la semana y vi las fotos ¡me horroricé! Y me di cuenta de todos los errores que cometía con mi alimentación.



No hice esta técnica por maniática, tranquila… Un estudio de la universidad de Wisconsin pidió a 43 participantes tomarle fotos a todo lo que comían durante una semana. El estudio demostró que los participantes se empezaron a involucrar más en la elección de sus alimentos; y yo quise probar.



Fue, en definitiva, un impulso para empezar a ser más responsable con mi alimentación.



Quiero que entiendas que no te digo esto para que dejes de comer, ¡para nada! El punto no es ese. El punto aquí es tener conciencia de lo que estás dándole a tu cuerpo y empezar a tomar más en cuenta a los alimentos más nutritivos.



Aprovecha que está de moda tomarles fotos a las comidas y dale doble uso a esa práctica: no solo lo hagas porque se ve rico y bonito el plato, hazlo para que tengas una referencia al final del día y sepas qué tan nutritivo fue en realidad.



Seguro te la pasas viendo los videos de qué comió en un día alguien, pero no has reflexionado en lo que comes tú.


Te puedes llevar hoy mismo mis 3 e-book recetarios por un precio promoción



Es completamente cierto que cada vez somos más visuales, creemos incluso más en lo que vemos que en lo que leemos. Por eso, no dudes que esta técnica te va a ayudar. Además imagina que te van a tomar una foto a ti, la vas a repetir millones de veces hasta que te guste, ¿o no? Y, cuando encuentras esa pose perfecta, la vas a repetir por siempre. Lo mismo vas a hacer con tus platos, los vas a mejorar hasta que estén perfectos para ti, hasta que te sientas orgullosa por lo que comes y que sabes que te hará bien.



Por ejemplo, yo que tomo fotos a mis comidas diariamente para publicarlas, siempre cuido más mis porciones y mis combinaciones que cuando no lo hago. ¡Hazlo! Que solo te tomará pocos segundos; pero habrá mucha reflexión y salud que vas a ganar.



Seguramente en esas fotos encuentras el por qué no pierdes medidas y sientes que te estancaste.

BENEFICIOS DE SACARLE UNA FOTO A LO QUE COMES:


Te hace tener un equilibrio: al tener un registro de los alimentos, vamos a poder evaluar si nuestra alimentación se inclinó más hacia lo poco nutritivo o si, por el contrario, se inclinó a lo muy nutritivo. Con esta herramienta, llegarás un equilibrio en tu alimentación.


Es súper accesible: actualmente, todos tenemos acceso a una cámara gracias a nuestro celular, o sea que es una práctica que podemos realizar sin ningún problema.



Poco a poco harás mejores elecciones en los alimentos.


Evaluarás las cantidades.


¿Qué pasa cuando llegas muriendo de hambre? Te sirves cantidades industriales. Tomar esa foto justo antes de comer te da una visión más clara de las cantidades que pusiste en tu plato, de si te falta algo o si te sobra otra cosa.



¿Cómo puedo lograr mayor control?



Te recomiendo preparar tus comidas con antelación: MEAL PREP ¡y así tendrás más control de lo que comes!



Créeme que en la mayoría de los casos comemos con los ojos, así que esta técnica en definitiva te va a ayudar. Ponlo a prueba una semana y recuerda suscribirte a mi web para que me comentes cómo te fue. Te invito también a que te unas a mi grupo de Facebook para que me compartas tu experiencia con esta nueva forma de vida saludable. ¡Únete ya!


ANÍMATE y empecemos el RETO DE LA FOTO DE TU COMIDA DEL DÍA #RETOFOTOAMICOMIDA


 ¿Quién se anima a compartir una foto con todas sus comidas, sin nada que esconder?



XoXo,


Lily Ramírez



 



Mis libros están disponibles en versión digital, los puedes descargardirectamente en tu computadora, tablet o celular.


¡Descárgalos y empieza a cocinar rico y saludable ahora!



Sigue mis recetas y tips como @recetaslily en:






0 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


Best Sellers

bottom of page